Práctica erótica que consiste en inmovilizar el cuerpo de la otra persona.